Guatemala es un país fascinante con diferentes caras, la mayoría de las cuales revelan si usted está preparado para nuevas aventuras. Esto no significa que usted tenga que ir muy lejos y por caminos difíciles para encontrar los lugares especiales, aunque algunas veces eso ayuda. Aquí combinamos un colorido grupo de ideas con diferentes opciones acerca de a dónde ir, comer, comprar y hospedarse que le mostraran el lado más auténtico del país. Salga, explore y prepárese para ser asombrado.

Visite: Las Verapaces

Situado en el corazón de Guatemala, los departamentos montañosos de Alta y Baja Verapaz (juntos se les denomina Verapaces) comprenden una vasta franja de fresca y robusta naturaleza. Usualmente es pasado por alto por los viajeros, este lugar es ideal para los que buscan aventura, particularmente los que gustan de cuevas, café, cardamomo o quetzales–el ave nacional de Guatemala.

Una ciudad placentera con acomodación modesta pero buena es Cobán y en cuyos alrededores hay infinidad de maravillas naturales. Una vez la fortaleza de los Mayas de Rabinal, fue fundada en 1538 por los españoles quienes la nombraron Ciudad Imperial–este nombre aun se usa hoy. Al inicios de 1900, inmigrantes alemanes se mudaron a la región de Cobán para cultivar las vastas regiones con plantación de café y cardamomo llamadas fincas. Aunque la mayoría de los alemanes dueños de las fincas salieron de Guatemala en el tiempo de la segunda guerra mundial sus plantaciones siguieron produciendo y hasta la fecha la región es conocida por excelente café y Guatemala es reconocido como uno de los mayores exportadores de cardamomo.

Localizado en la profundidad de los bosques de las Verapaces, Semuc Champey es considerado por muchos el lugar natural más exquisito de Guatemala, pues comprende una serie de pozas de color turquesa en las que se puede nadar y están a lo largo de una gran puente de piedra natural de aproximadamente 300 metros de largo (984 pies) y es tan fantástico como se suena. No muy lejos se encuentra la pintoresca población de Lanquín mejor conocida por su extenso sistema de cuevas. Con muchos kilómetros de largo y sólo explorada parcialmente, este vasto mundo subterráneo es el hogar de formas peculiares de estalactitas y estalagmitas (algunas vagamente asemejan animales) además de los murciélagos. Acérquese a la entrada de la cueva cerca del crepúsculo para presenciar el éxodo masivo de cientos de estas criaturas de la noche mientras se dirigen a cazar su cena.

Las Verapaces también es famosa por el Biotopo del Quetzal (si tiene suerte quizás pueda avistar a la elusiva ave), las airadas y catedralicias cuevas de Candelaria (uno de los sistemas de cuevas más largo de Centro América) y el Parque Nacional de la Laguna Lachuá, un enorme humedal preservado con una increíble laguna color azul verde.

Comida: Restaurante La Casa de La Fonda Real

Si usted está buscando por el auténtico sabor de Guatemala, La Casa de la Fonda Real en Antigua es el lugar para comer y no únicamente para los turistas. En un día regular la mitad de los comensales son gente local. Aquí su paladar podrá viajar a través del país mientras degusta una variedad de platos de diferentes regiones como Tecpán, Cobán, y San Marcos. Pruebe el pepián de pollo (pollo servido en una salsa de tomates asados, chiles, especies, semillas de calabaza y de sésamo), chiles rellenos (pimientos rellenos), revolcado de marrano (estofado de cerdo con salsa de chile y tomate), suban-iq (pollo, marrano y carne cocinada lentamente en hojas de banano), tamales hechos de pollo y cerdo, carne adobada (carne en salsa de adobo agrio), o kac-iq (estofado de pavo con tomates asados, menta y cilantro).

“Mi plato favorito es el comal de los recados,” comenta Ana Beteta, gerente de operaciones en la Fonda Real, “Es una muestra de pepián, kac-iq y revolcado acompañado de arroz y un tamalito.”

De postre considere torrejas (pan dulce relleno con pudin casero y bañados en almibar), platanitos fritos (plátanos fritos con crema y miel) y rellenitos (panquecitos de plátano relleno con una pasta de frijol dulce).

Los chefs del restaurante son de los alrededores de Antigua y para muchos el entrenamiento ha sido algo natural. “Preparar y comer comida típica es parte de las tradiciones de Guatemala,” comenta Ana. “Esta es la comida con la que crecimos.” Todos los vegetales, las frutas y las hierbas son traídas del mercado de Antigua, frescos cada día; la carne es ordenada especialmente a uno de los productores de mejor calidad en el país.

La Fonda Real ha servido clásica comida guatemalteca y “hospitalidad antigüeña” desde 1975 y actualmente cuenta con 3 locales los cuales están localizados a minutos el uno del otro. Su local original es el más fácil de encontrar, básicamente siga su olfato. “Es en la calle del arco y la parrilla instalada al frente en la entrada,” comenta Ana. “El delicioso aroma siempre atrae a la gente desde la calle.”


Visite: Quetzaltenango

Es la segunda ciudad más grande en Guatemala, pero Quetzaltenango–simplemente llamado Xela (shell-ah)–tiene la atmósfera de una ciudad universitaria, debido al gran número de universidades, escuelas y escuelas de español. Aquí usted encontrará calles empedradas junto a casa de tonalidades pastel; concurridos mercados, cafés, restaurantes; sumado a ello un bonito centro histórico y un parque estilo Neo-clásico. Originalmente un fuerte Maya Mam, esta ciudad del altiplano a aproximadamente a 200 kilómetros al oeste de la capital, fue más tarde cedido a los K’iche’ Maya que le llamaron Xelajú (aun reconocido así). Más adelante los conquistadores españoles lo nombraron Quetzaltenango, que significa “lugar de los quetzales.”

Un tour por la ciudad le dará una buena idea de su pasado histórico aunque los viajes de un día afuera del área urbano son un obligatorio. Xela está asentado en un robusto y fértil valle agrícola y rodeado de aldeas de mayas K’iche’. Está San Francisco El Alto, que tiene un animado mercado de credos, vacas y ovejas así como otros artículos a la venta; Almolonga, un núcleo agricultor reconocido por su belleza además de sus prodigiosos vegetales; San Andrés Xecul, cuya fachada multicolor ha adornado gran número de portadas de revistas de turismo. Encontrará volcanes para escalar (uno de ellos Santa María, cuyo cono perfecto sobresale en el cielo de la ciudad) y las aguas termales Fuentes Georginas. No importa su plan, mantenga en mente que la altitud de Xela es de 2,350 metros (7,710 pies) y suele ponerse frio en las noches particularmente en diciembre y enero. Venga abrigado.


Hospedarse: Rancho de Caballos Unicornio Azul

Localizado en la lejanía del noroeste de Guatemala, aproximadamente a 25 kilómetros (15 millas) noreste de la ciudad de Huehuetenango y a una altitud de 3,000 metros (9,840 pies), Unicornio Azul es un rancho ecuestre guatemalteco-francés. Está localizado en lo que su dueña Pauline Decamps define como Guatemala “rural y real” y el escenario que rodea es dramático. Abierta, austera y árida es la región caracterizada por los extremos: Espere cualquier cosa entre noches frías, veranos polvorientos, un sol caliente y con altitud y dramáticas nubes de lluvia que aparecen de la nada.

“Estos paisajes son rebeldes pero hermosos,” dice Pauline. “En la sierra de los Cuchumatanes, usted observa rebaños de ovejas, cultivos de papa y avena, árbustos de enebro, agave y cactos que se meten entre las rocas. Las mulas llevan la carga de leña y las casas de adobe son rodeadas de sus tradicionales cercos de piedra. Nuestros vecinos–ladinos e indígenas–son lo que son, campesinos arando una historia difícil, golpeados duramente por la globalización y la migración masiva de locales a los Estados Unidos. Es un área que ha sido abandonada por el gobierno y permanece relativamente no tocada por el turismo–quizás porque está muy lejos y es muy salvaje.”

Unicornio Azul ha trabajado duro para encajar con el paisaje sin explotarlo. “Nosotros no queremos que la gente aquí se convierta en objetos que posan para una cámara,” cuenta Pauline. “Ese sería nuestro mayor fracaso.” El rancho provee asistencia a comunidades alrededor. “Por años, nosotros damos consejería a un proyecto de turismo local en la comunidad de Chacula, aquí en el departamento de Huehue. Nunca hemos proveído fondos, en vez de ello los ayudamos a capacitarse mientras se preparaban para abrir Posada Rural Finca Chacula. Los asesoramos con cosas como desarrollo de servicios, creando un plan de mercadeo y marcando tarifas. La posada abrió hace aproximadamente 4 años y ha sido un éxito por sus propios esfuerzos.”

El rancho–que fue construido de materiales tradicionales como ladrillo, piedra, madera y bloques de barro–consta de 5 acomodaciones. Las camas están equipadas con mullidas colchas de lana desde Momostenango (una ciudad rural famosa por su mullidos y densos cobertores) y las habitaciones están decorados con textiles y muebles artesanales. La hacienda se siente guatemalteca pero no de una manera exagerada. “Nosotros no ofrecemos concierto de marimba para el desayuno y nuestro personal no viste un traje tradicional más de lo que normalmente lo hacen y debe coincidir con su identidad cultural. No estamos interesados en construir un tipo determinado de persona ‘típica,’ la palabra en si ya está llena de clichés. Somos lo que somos un chapín y una francesa que han llamado a este lugar hogar por 22 años.”

Pauline conoció a Fernando cuando trabajaba para la agencia de Refugiados para ONU en Guatemala. Eventualmente el trabajo la llevó lejos del país y así ella y Fernando idearon un plan radical que le permitiera volver. “En ese tiempo el turismo ecuestre estaba muy desarrollado en Francia pero para nada en Guatemala aunque era el perfecto escenario para ello,” dice Pauline. “Así que decidimos hacer algo al respecto. El destino nos trajo a los mágicos Cuchumatanes sin un plan de mercadeo o una estrategia de negocios pero al final nuestro sueño se volvió realidad.”

Hoy, Unicornio Azul es el hogar de 14 caballos y ofrece cabalgatas guiadas a través de la región de Huehuetenango que duran de 1 a 9 días. Principiantes son bienvenidos aunque los caminos más largos requieren técnicas ecuestres avanzadas. Los visitantes son llevados por caminos que sólo los locales transitan y se topan con riachuelos en la montaña, mesetas escondidas, picos rocosos y salvajes o hacia abajo a las tierras tropicales. “Si usted realmente quiere ver la región yo recomiendo la travesía de 7 días desde Unicornio Azul a Finca Chacula,” dice Pauline. “Los rangos de altitud van desde 3,800 metros (12,467 pies) a 800 metros (2,624 pies), y usted atravesará ríos azules, cenotes turquesa, bosques de pino, centro y bosque nuboso.” Todos los viajes de Unicornio Azul proveen una vista interna del entrono étnico y lingüístico de la región y así también una vista impresionante del denso y espectacular mundo salvaje de Guatemala.


Compras: Café, Textiles, Botas & Más

“En cuanto a las compras, yo le digo a los clientes que si ven algo que realmente les gusta y ellos están contentos con el precio, ellos deberían de comprarlo” dice la guía de Viaventura,” Jane Henwood de García. “Algunas personas han leído que las cosas son más baratas en Chichicastenango, pero Chichi puede ser de un tamaño sobrecogedor y no necesariamente ofrece los mejores precios. Además no hay garantía que usted encontrará lo mismo.”

Lea cualquier guía de turismo y Chichicastenango siempre es el primer mercado en ser mencionado como el lugar para ir por las cosas buenas locales. Y no hay que negar que es un lugar fascinante donde fácilmente puede adquirir una máscara de madera o un centro de mesa de colores brillantes. Pero definitivamente no es el único lugar para comprar souvenirs.

“La ciudad de San Juan La Laguna en el lago de Atitlán tiene esta maravillosa cooperativa que se llama mujeres tejedoras,” explica Jane. “Me gusta porque son el único grupo en la ciudad que cultivan su propio algodón. Todas la mujeres son amables y amigables, usted puede tomar fotos y los textiles están a un muy buen precio, especialmente considerando todo el trabajo que involucra. Usted podrá ver bufandas, chales, bolsas, mantas y más.”

Si está buscando textiles en Antigua, Jane recomienda 3 lugares para una gran selección de buenos precios: El gran mercado de artesanía que está atrás de Pollo Campero, enfrente de la Oficina de Correos (“si llueve, definitivamente ve aquí”); el mercado de artesanía que está a la par de Café Condesa enfrente del parque central y Nim Po’t. “El último bueno para trajes tradicionales, máscaras de madera y otras curiosidades de todo el país. Los precios aquí son fijos–lo que es genial para el que no le interesa regatear–y si está pagando en efectivo pida un descuenta. Ellos le dan el 10%.”

Si está en Antigua pero le gustaría algo más que textiles, considere botas tipo cowboy o café. La ciudad de Pastores justo en las afueras de Antigua, ofrece una docena de negocios que se especializan en hacer productos de cuero–particularmente botas de cowboy–son artesanales y a muy buen precio; son hechas al gusto si lo desea. Para café considere ir de tour por una granja local con As Green As it Gets o Finca Filadelfia y luego compra algunos de sus productos. Antigua–así como Huehuetenango, Cobán y Quetzaltenango–producen unos de los mejores cafés del mundo. Así que abastézcase si está por allí.

Creditos fotográficos: Historia presentada, imagen y foto de abajo cortesía de Sky Lohse.

Share This Page